¿Quién tiene más deudas estudiantiles?

¿Quién tiene más deudas estudiantiles?
13 enero, 2021
  • Reddit

Para comprender quién se beneficia de la condonación de préstamos estudiantiles, como la propuesta por los senadores Warren y Sanders, es necesario comprender quién debe la deuda. La mejor información disponible para el público para este propósito es la Encuesta de Finanzas del Consumidor (SCF), porque proporciona una gran muestra de hogares estadounidenses y captura información sobre su demografía, ingresos, logros educativos, activos y deudas. Por lo tanto, proporciona los datos necesarios para responder preguntas como “¿qué proporción de la deuda estudiantil adeudan los prestatarios en el 20% de los hogares con ingresos más bajos?” o “¿cómo cambiarían el costo y la distribución de los beneficiarios de las políticas de alivio de la deuda si la política se limitara a los hogares con ingresos o deudas por debajo de algún umbral?”

Adam Looney

Miembro senior no residente – Estudios económicos

Sin embargo, el SCF tiene limitaciones para analizar la deuda de los estudiantes.Por varias razones, que incluyen, entre otros, los problemas que afectan a las encuestas, como la tendencia a informar por debajo de ciertos elementos de ingresos o riqueza, la cantidad total de deuda de los estudiantes registrada en el SCF es de aproximadamente 25 porcentaje más bajo que el informado en otras fuentes, como los saldos totales informados por el Departamento de Educación o el Panel de Crédito al Consumidor de la Fed de Nueva York.

Esto plantea la pregunta de si el análisis de los programas de condonación de deuda que utilizan el SCF es inexacto o, peor aún, sesgado. Por ejemplo, el diseño de SCF excluye a los adultos económicamente independientes que viven en el mismo hogar que el encuestado principal, como compañeros de habitación o hijos adultos que viven en el hogar. Una preocupación práctica es que los padres podrían no incluir las deudas de los hijos adultos que “viven en su sótano” en su respuesta de SCF, con la implicación de que los beneficios de la condonación de deudas que fluirían a los adultos jóvenes de bajos ingresos que viven con sus padres no están siendo Reconocido.

Mientras trabajaba en el Departamento del Tesoro, Constantine Yannelis y yo calculamos estimaciones exactas de la distribución de ingresos de los prestatarios de préstamos estudiantiles utilizando datos administrativos del Departamento de Educación comparados con los datos de ingresos y ganancias de los registros fiscales. Si bien esos datos excluyen los préstamos privados, proporcionan un registro completo y preciso de las deudas, los ingresos y las ganancias de los prestatarios de préstamos federales. Estos datos no tienen las deficiencias del SCF. El análisis se resume aquí y una tabla más completa está disponible aquí.

En nuestro análisis, calculamos la distribución de la deuda estudiantil para los quintiles de ingresos de dos maneras. Primero, clasificamos las unidades tributarias por una medida de ingreso amplio (ingreso bruto ajustado excluyendo los ajustes por encima de la línea) y preguntamos qué parte de la deuda estudiantil adeudaban los individuos en cada quintil (el panel central de la tabla 1). Este análisis sugiere que alrededor del 15 por ciento de la deuda de los estudiantes se debe a los contribuyentes en el 20 por ciento inferior de la distribución y el 35 por ciento a los prestatarios en el 20 por ciento superior. (Ver tabla y figura).

En segundo lugar, utilizamos las ganancias de los prestatarios de préstamos estudiantiles según lo informado en los formularios de impuestos W2 o el Anexo SE (incluidos los prestatarios que no tenían ingresos) para clasificarlos en la distribución nacional de ingresos en el Suplemento Social y Económico Anual de la Encuesta de Población Actual (CPS) de 2013. ) después de ajustar por edad y sexo de la población de prestatarios de préstamos estudiantiles.

Específicamente, volvimos a ponderar los datos de la CPS para reflejar la edad y el género de los prestatarios siguiendo a Dinardo, Fortin y Lemieux (Econometrica 1996). En términos prácticos, esto significó reducir las ponderaciones de la muestra en los hogares de CPS más antiguos que probablemente no tengan deudas estudiantiles y aumentar las ponderaciones de los prestatarios más jóvenes. De manera intuitiva, este análisis pregunta: “si clasificamos a todas las personas con la misma distribución de ingresos y edades que los prestatarios de préstamos para estudiantes, ¿dónde se ubican los prestatarios de préstamos para estudiantes en relación con sus pares?”

Usando esta medida de ingresos, el 13 por ciento de la deuda estudiantil se debe al 20 por ciento inferior y el 36 al 20 por ciento superior.

Una comparación directa entre los datos administrativos del SCF sugiere que la verdadera distribución de la deuda muestra una mayor parte adeudada por personas de menores ingresos, pero también una mayor parte adeudada por los contribuyentes de mayores ingresos. Específicamente, el SCF informa que el 9 por ciento de la deuda total de préstamos estudiantiles se debe al 20 por ciento inferior y el 27 por ciento al 20 por ciento superior. La diferencia radica en gran parte en que, en el SCF, una mayor parte de la deuda parece corresponder a prestatarios de ingresos medios (aquellos entre los percentiles 20 y 60).

Sin embargo, la clasificación de las unidades tributarias y las personas por ingresos puede no reflejar el bienestar económico, así como la clasificación por los ingresos agregados de los hogares que comparten los recursos, lo que hace que la interpretación de las diferencias entre el SCF y las unidades tributarias sea complicada. Dos adultos que cohabitan compartiendo recursos y dividiendo el alquiler probablemente estén mejor que si vivieran solos, y el prestatario de préstamos estudiantiles que vive en la casa de sus padres probablemente esté mejor de lo que indica solo el ingreso por su cuenta 1040. Algunos de los más bajos- Los individuos de ingresos clasificados por ingresos fiscales probablemente deberían tener una clasificación más alta en la distribución de ingresos. Asimismo, algunos de los contribuyentes de mayores ingresos probablemente son contribuyentes conjuntos con dos ingresos; un ajuste por el tamaño de la familia probablemente clasificaría a algunos de ellos más bajos.Dichos ajustes acercarían las estimaciones de los datos administrativos a las del SCF.

Sin embargo, se mantiene la observación más amplia de que la mayor parte de la deuda estudiantil corresponde a hogares de mayores ingresos. A través de las tres fuentes y métodos, los prestatarios de préstamos para estudiantes en el 40 por ciento superior de los hogares de SCF deben el 53 por ciento de todas las deudas estudiantiles; los prestatarios en el 40 por ciento más alto de la distribución de ingresos deben el 58 por ciento de la deuda estudiantil, y los prestatarios en el 40 por ciento superior de la distribución de los contribuyentes deben el 59 por ciento.

Además, estas cifras no tienen en cuenta el hecho de que proporcionamos condiciones de pago progresivas y un camino hacia la condonación de préstamos para prestatarios de ingresos bajos y medianos, lo que ha reducido la carga mensual de préstamos para millones de prestatarios y ha limitado los pagos al 10 por ciento de los ingresos discrecionales. para casi todos los prestatarios que lo soliciten. Como resultado de estos planes de pago basados ​​en los ingresos, tenemos un programa de préstamos federales que es más o menos autosuficiente, financiado por el equivalente a un impuesto progresivo sobre la renta para aquellos que se han beneficiado del programa, ofrece un eventual alivio de la deuda a los de bajos ingresos. prestatarios, y que no requiere cambios legislativos importantes en los programas de préstamos, programas federales de gastos de educación superior o nuevos impuestos especulativos. No hay duda de que nuestro sistema de préstamos estudiantiles necesita ser arreglado, como he argumentado antes. Por todas estas razones,incluso si los legisladores progresistas tienen éxito en lograr estos importantes cambios legislativos, el efecto neto podría no ser tan progresivo como esperaban.